Archive for octubre, 2009

Más allá de la monogamia: una mirada a los sitios de contacto swinger de Argentina

Sábado, octubre 31st, 2009
Proyecto de Comunicación
Por Milagros Belgrano Rawson
belgranorawson@gmail.com
En este proyecto, propongo una reflexión sobre las prácticas y formas de relacionarse de aquellos que participan en los sitios web de encuentro swinger de Argentina. Mi objeto de estudio son las prácticas de los hombres, mujeres, transgénero y cross-dressers que habitualmente utilizan la plataforma argentina del sitio de Internet “Contactos Sex”, que funciona en varios países de Latinoamérica y Europa y que en Argentina cuenta actualmente con 433. 201 usuarios registrados (según datos proporcionados por el sitio web).
El Mayo francés y, más tarde, el regreso de la democracia a principios de los años 80 posibilitaron paulatinos cambios en la moral y costumbres de los argentinos, que en un contexto de hegemonía heterosexual han sido testigos de fenómenos aparentemente distintos como  la emergencia de los movimientos LGBT y cambios en la sexualidad entre hombres y mujeres. El sexo sin amor y/o fuera del casamiento perdió su carácter sagrado, mientras que el ideal romántico monógamo comenzó a resquebrajarse entre algunas parejas heterosexuales, que en algunos casos han optado por formas de sexualidad alternativa como el “swinging”. También llamado intercambio de parejas o sexo co-marital, la principal característica de esta práctica reside en el acuerdo entre el hombre y la mujer comprometidos afectivamente para tener relaciones sexuales con otras personas –del mismo sexo, del sexo opuesto y, en menor medida, con personas transgénero y crossdressers-, pero en contextos en los cuales ambos realizan esta práctica simultáneamente y en el mismo lugar. A fines de los años 50, en Estados Unidos, la ciencia social comenzó a interesarse por la subcultura swinger a la que se describía como “desviada”. Se la vinculaba a parejas casadas suburbanas y de clase media, políticamente conservadoras y provenientes de hogares tradicionales y con estilos de vida que, fuera del orden sexual, eran altamente convencionales. En estos estudios, alejados de toda perspectiva de género, no se discutían las relaciones de poder que se construía entre los hombres y mujeres implicados en esta subcultura. Allí se concluía que el “swinging” proporcionaba a hombres y mujeres la posibilidad de “salir de la rutina” y descubrir el erotismo y la sexualidad de la pareja sin ponerla en riesgo. Para algunos swingers esta práctica fortalecía sus matrimonios, además de expandir su círculo de amistades y generar una sensación de bienestar general (Lindenstein Walshok, 1971). A mediados de los 70, una serie de investigaciones psicológicas sobre los norteamericanos que practicaban el “matrimonio abierto”  señalaban  que en esta variante, los participantes rechazan la rigidez de roles y la jerarquía al tiempo que celebran la confianza mutua y la igualdad de género –en el marco de una serie de reglas a respetar, tanto ellas como ellos tienen, en teoría, el derecho a tener sexo con los que deseen (Whitehouse, 1978; Knapp, 1976). En un contexto de creciente empoderamiento femenino, el intercambio de parejas representaría incluso para algunas mujeres una alternativa viable a la monogamia (Gould, 1999). Sin embargo, para el feminismo francés de la primera generación, en el “échangisme” (intercambio) la mujer quedaba reducida a objeto sexual (Guillaumin, 1978). Estudios más recientes concluyen que el intercambio de parejas constituiría una tentativa masculina por superar la tradicional dicotomía que organiza el deseo masculino, esto es, entre la sexualidad conyugal reproductora y una sexualidad libidinal extramatrimonial. Lejos de ser un acuerdo entre dos adultos que deciden con igual margen de autonomía, como sugieren los estudios norteamericanos citados, para este autor el intercambio de parejas se realizaría, en la mayoría de los casos, bajo presiones a la cónyuge mujer que terminan en su aceptación de las reglas de juego para complacer a su compañero (Welzer-Lang, 2001). En el contexto argentino, la ciencia social no se ha ocupado de estudiar en profundidad este tema. A nuestro entender, comparada con la creciente y/o aparente legitimidad –al menos institucionalmente- que gozan, en mayor o menor medida, los movimientos LGTB locales, y a pesar de ser una práctica que ha crecido exponencialmente en los últimos años (Belgrano Rawson, 2009) la cultura swinger continúa siendo marginada e incluso ridiculizada en su tratamiento de los medios de comunicación como lo es también el caso del nudismo. Por esta razón, me interesa indagar abrir nuevas líneas de investigación, sobre todo en lo que concierne a las estrategias de hombres y mujeres involucrados en la práctica swinger en un contexto  masculino como el que se desarrolla en Internet. En este sentido, se afirma que el usuario de Internet promedio es un hombre joven, blanco y educado y que el principal uso de la red sigue siendo el acceso a la pornografía, designada para un público mayoritariamente masculino (UNDP, 1999). Por otro lado, en el marco de una práctica marginal y socialmente rechazada como el swinging, el ciberespacio proporciona un ambiente sin riesgos donde la gente puede entrar en la intimidad que desea y bajo una promesa de anonimato –los que participan de la comunidad de “Contactos Sex” organizan los contactos para luego encontrarse cara a cara, aunque en muchos casos también se involucran en prácticas de cibersexo con cámaras de video-. En esta investigación, proponemos reflexionar sobre las maneras en que el género y la tecnología se relacionan, analizando cómo las diferencias sexuales influyen en el comportamiento, sin perder de vista el término “división sexual del trabajo”, que estimamos pertinente en la economía sexual que rige la práctica swinger. A medio camino entre el comercio de sexo y la utopía (Chaumin, 1998), a pesar de su evidente ruptura con los comportamientos socialmente aceptados, sin embargo, el swinging se encuentra anclado en una institución tan convencional como lo es la matrimonial o, en su defecto, en su versión más moderna, la unión de hecho. Así, mientras esa experiencia política que llamamos matrimonio, continúa siendo, para muchas mujeres, “la mejor carrera” posible (Delphy, 1998), considero que allí donde se imbrican el género, la institución matrimonial y las prácticas sexuales “no convencionales” inaugura vías de investigación que merecen ser exploradas.
_MG_5513
Milagros Belgrano Rawson propone, en este proyecto, una reflexión sobre las prácticas y formas de relacionarse de aquellos que participan en los sitios web de encuentro swinger de Argentina. Su objeto de estudio son las prácticas de los hombres, mujeres, transgénero y cross-dressers que habitualmente utilizan la plataforma argentina del sitio de Internet Contactos Sex, que funciona en varios países de Latinoamérica y Europa y que en Argentina cuenta actualmente con 433. 201 usuarios registrados (según datos proporcionados por el sitio web). (más…)

La pausa refrescante, consuma X0y1 light (también en formato Twitter)

Jueves, octubre 29th, 2009

momentos

Soy D.G.

Jueves, octubre 29th, 2009

“Ninguna colectividad se define nunca si no coloca al otro enfrente de sí, igual que la juventud necesita de la vejez para afirmarse” - Simone de Beauvoir

dg

amparo.

1. m. Acción y efecto de amparar o ampararse.

2. m. Persona o cosa que ampara.

caridad.

1. f. En la religión cristiana, una de las tres virtudes teologales, que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos.

2. f. Virtud cristiana opuesta a la envidia y a la animadversión.

3. f. Limosna que se da, o auxilio que se presta a los necesitados.

dedicación.

1. f. Acción y efecto de dedicar.

2. f. Celebración del día en que se hace memoria de haberse consagrado o dedicado un templo, un altar, etc

esmero.

1. m. Sumo cuidado y atención diligente en hacer las cosas con perfección.

piedad.

1. f. Virtud que inspira, por el amor a Dios, tierna devoción a las cosas santas, y, por el amor al prójimo, actos de amor y compasión.

2. f. Amor entrañable que consagramos a los padres y a objetos venerandos.


(más…)

Redes feministas y cultura digital

Jueves, octubre 29th, 2009

_MG_5006

Montserrat Boix ofrece un marco histórico desde el que entender el presente, las acciones e ideas actuales en relación con los inicios, una retrospectiva desde el hecho y el dato constatado. En su narración, muestra su propia experiencia vital ligada de forma inseparable a los acontecimientos, protagonistas, dificultades y logros que explican la actualidad femenina y el pensamiento (pensamientos) feminista presente. (más…)