Mujer excelente se oferta

Violeta Zat

_MG_5317

Bajo el título de “mujer excelente se oferta” se configura la acción desarrollada por Zaida Gómez y Julio Fernández Peláez en la red.

Su propuesta consiste en la construcción de la mujer virtual “en grado de excelencia” tal y como la concibe la sociedad occidental capitalista. Para construir a Violeta Zat se trabajó tanto en su representación visual, acorde a los cánones buscados, como en su dimensión psicológica y social.

Violeta es una mujer con formación universitaria, que busca trabajo y pareja.

El siguiente paso fue la inserción de Violeta en las redes sociales más populares, desde donde establecer relaciones virtuales y proyectarse a sí misma, a menudo en formato vídeo, otras veces a través de textos, frecuentemente poemas, que Violeta posteaba en su bitácora personal.

A pesar de que la identidad visual de Violeta fue asumida por Zaida, con todo lujo de detalles, fue Julio quien se encargó mayoritariamente de responder a los correos e interaccionar en los chats con otros usuarios, asumiendo la parte más emotiva y social del personaje.

La repercusión de Violeta Zat en la web 2.0 es notable, sólo en Facebook cuenta con 3.887 amigos.

_MG_5321

Sexo:
Mujer
Fecha  nacimiento:
06 de mayo de 1980
Interesado/a en:
Mujeres
Hombres
Buscando:
Amistad
Una relación
Contactos profesionales

Muy destacable es el hecho de que Violeta no parte de la excelencia, nace de una normatividad al uso. De hecho, en sus “retransmisiones en directo” se puede apreciar que el entorno que la rodea no podría ser calificado de “excelente” con facilidad. Sin embargo, las relaciones establecidas, los contactos con los demás, la interacción con l@s otr@s han construído su excelencia.

[youtube 9VJ7pyUNoOo]

“Abro mi correo electrónico y descubro en él un montón de ofertas de amistas y amor,
ha sido culpa mía,
he dejado mensajes por aquí y por allá.

¿Qué hacer ahora?

He de responder una por una,
y agradecer la respuesta.

No sé por qué motivo busco pareja, la busco, como la busca casi todo el mundo,
o al menos eso es lo que nos han hecho pensar,
que buscar pareja y obtenerla es algo positivo,e incluso solidario.

Una mujer sola, sin embargo, puede sobrevivir.”

[vimeo 7421632]

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Responses to “Mujer excelente se oferta”

  1. Margarita Padilla dice:

    Hola Zaida
    quería preguntarte si después de esta acción has sacado algunas conclusiones y también si antes de la acción teníais algunas hipótesis que os hayan guiado y que hayáis podido ratificar o desmentir.

    Muchas gracias.

  2. violeta zat dice:

    Aunque las conclusiones que hemos obtenido no dejan de ser nuevas hipótesis o vagas confirmaciones de anteriores, una de las más evidentes es aquella que se refiere al juego de ser otra, y de presentarse como otra, siendo la otra una mujer que idealiza el yo de sus creadores. Este juego, a juzgar por la experiencia acontecida, no deja de ser un peligroso juego (quizá más ahora que nunca), en estos momentos de dilución de realidades, donde el engaño es mal digerido precisamente porque está generalizado como forma cultural. Jugar a una nueva identidad provoca inevitablemente que se abran heridas, si bien también nuevas y cordiales emociones.

    De hecho, lo más interesante para nosotras ha sido precisamente la conmoción generada en algunos casos, no ya porque la persona (Violeta) interese, sino porque su forma de acercarse deliberadamente o de atender las demandas de cercanía ha creado una especie de dependencia virtual, tanto en nosotras como en la otra persona, lo cual -no lo escondemos- ha sido una barrera a la hora de confesar la verdadera identidad de Violeta.
    Partíamos de muchas hipótesis, la primera de ellas daba por “muerta” a Violeta antes de tiempo. Estábamos seguras de que el personaje de Violeta no sería creíble, teniendo en cuenta su “excepcional excelencia” (ofrecida por Violeta sin vergüenza). Estábamos convencidas de que nos costaría mucho relacionarla con otros seres virtuales/reales, virtuales y reales…, es decir: conseguir introducirla físicamente en el imaginario de la interfaz. Pensábamos, así mismo, que pronto sería descubierta por algún conocido, pues la mayoría fueron hechos amigos de Violeta, y al fin y al cabo no teníamos tiempo de modificar mi voz auténtica (sólo efectuamos esta transformación en el vídeo “Estoy viva”). Tanto era así que habíamos programado un suicidio para Violeta, más o menos a la cuarta semana de vida. Este suicidio, imaginábamos, sería lo que provocaría el objetivo de subvertir los órdenes sobre los que se sostienen las identidades virtuales.

    Sin embargo, pocas cosas fueron ocurriendo como habíamos pensado, sobre todo porque la asombrosa incuestionabilidad de la naturaleza orgánica de Violeta la fue conduciendo a una mayor profusión en su capacidad imaginativa, aprovechando en todo momento cualquier tipo de adversidades (como fue su no admisión en Wikipedia) para lanzar nuevas inventivas. De modo, que a medida que aumentaba la capacidad para la ironía y para la poesía, mayor peso “real” cobraba Violeta, y mayor relación existía con la realidad de la calle (que ella fotografiaba). Es decir, en vez de morir, resultó que Violeta crecía en vida, y de manera a veces incontrolable.

    En el fondo de la cuestión, creo que partíamos de una hipótesis bastante extendida sobre lo que es la Red: un espacio plagado de virtualidad, en el que la materia que lo conforma sólo es una extensión del mundo real. Y resulta que no es así -al menos a juzgar por nuestra experiencia-, resulta que la Red es un espacio lleno de realidad, de tanta realidad al menos como la existente en el mundo real (si por realidad llamamos a todo aquello que no es ilusiorio o fruto de un espejismo).

    Ahora que hemos decidido dejar que Violeta siga viva (hasta que encuentre el modo de escapar de su virtualidad a través de su propia historiografía en construcción), se nos plantean nuevas hipótesis y nuevas dificultades. Una de ellas se refiere a este mismo comentario, sin ir más lejos, firmado por Violeta. Se lo decíamos a Lady en un mensaje hace unos minutos, Google es un personaje más dentro de la historia, la rasterización inhumana de Google provoca una paradoja: la existencia de una página en el libro que estamos leyendo donde nos expliquen brevemente toda la trama, un libro que podemos leer identificándonos con sus personajes u obtener la personalidad auténtica de su protagonista gracias a la casualidad.

    Un beso.

Leave a Reply

Web